Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

Entradas recientes

Secciones

jueves, 23 de septiembre de 2021

Reseña #47 - Dark Tournament - Elisa S. Amore


La saga Touched, traducida del italiano, con gran éxito, al español y al inglés, representó un verdadero fenómeno mediático, tanto que despertó el interés de una importante editorial como Nord. Los cuatro volúmenes de su primera historia, la de Evan y Gemma, podrían mostrar abiertamente lo que la autora ha conseguido hacer: crear una historia fresca y apasionada, llena de acción y romance. Una fuerte caracterización de los personajes secundarios nos permitió a los lectores encariñarnos con ellos también, así que mientras esperábamos una novela sobre Simon y Ginebra, Elisa escribió una trilogía spin-off sobre la historia de Drake y Stella.


Drake, al igual que sus hermanos Evan y Simon, es un submundo, un hijo de Eva: Ángeles de la Muerte cuyo trabajo es transportar almas al Edén, el paraíso. No se trata de un simple pasaje sino de una elección: cuando un alma pierde la vida también hay una Bruja que la espera, dispuesta a prometer cualquier tipo de bien para garantizar el lugar de esa alma en el infierno.

Antes que nada, debéis saber que no es necesario haber leído la saga Touched para entender esta historia, pero os sugiero que lo hagáis igualmente, no sólo porque lo merece sino también para entender todas las referencias y porque al menos ya conocéis un poco a los protagonistas y el mundo del infierno, que apareció por primera vez en el cuarto volumen.

Otro punto a tener en cuenta es que, a diferencia de los primeros volúmenes de la saga principal, esta trilogía no es Young Adult, ya que los protagonistas son un poco más mayores que los adolescentes, en general,  y la escritura de la autora es mucho más sensual que el YA al que estamos acostumbrad@s.

Drake apareció por primera vez en Touched (La caricia del destino), mientras que Stella lo hizo en el cuarto libro, Expiation (El susurro de la muerte). En Torneo Oscuro (Dark Tournament), ambos se reencuentran en el Inframundo y tendrán que afrontar una serie de aventuras para sobrevivir. Pues sí, el Inframundo, el Infierno,… ese es el lugar donde Drake terminó tratando de ayudar a sus amigos. Drake sobrevive como puede en las garras de una de las brujas más crueles del Infierno que lo ha reclamado, Kreesha. Sometido pero no servil a la voluntad de Kreesha, lucha por ella en el Opalion, un torneo a muerte en el que se baten a duelo los campeones de las brujas. De hecho, el infierno creado por la autora es un lugar oscuro y macabro, gobernado por diez brujas cuyo pasatiempo favorito es desafiarse entre sí. La competitividad lo es todo para ellas y han hecho del infierno un auténtico campo de batalla, su lugar favorito para ejercer su poder, a base de hechizos, encantos y sádicos juegos.

Antes de ser asesinado y acabar en el Infierno, Drake era un Ángel de la Muerte en la Tierra, un submundo, pero tras perder a su amada Stella, se convierte en una especie de verdugo. Drake es el habitual fanfarrón loco, simpático, fascinante, inolvidable y con una personalidad arrolladora al que no le basta con acompañar a las almas al más allá sino que se asegura de que tengan un paso agradable, un amante empedernido pero leal a Stella y sus amigos, dispuesto a darlo todo. Un personaje que ya había aprendido a apreciar con la primera serie y que he vuelto a redescubrir en esta nueva trilogía. Ahora, en su nuevo y detestable hogar, odia pretender ser complaciente. Sin embargo, vivir en el castillo es mejor que vivir fuera, en el terrorífico desierto, donde los peligros son innumerables y desconocidos. Su mente, sin embargo, no puede evitar escapar de allí y volver a recorrer su pasado, llegando a acunar el recuerdo de su prometida Stella, trágicamente perdida. 

















Cuando Drake descubre, por casualidad, que Stella, la única mujer a la que ha amado, se encuentra allí mismo, en el infierno -y no en el Edén, como esperaba-, decide escapar del Castillo para ir a buscarla, porque ya la ha perdido una vez, pero no volverá a hacerlo. Esta vez, está más decidido que nunca a salvarla. Enfrentarse al bosque no será fácil, pero le empuja la fuerza del amor, el deseo de encontrar a la mujer que ama. Y cuando lo haga, después de arriesgar su vida de muchas maneras, tendrá que enfrentarse a una revelación que nunca esperó, porque resulta que Stella no es la misma Stella que él recuerda. Y ahora voy a deshacerme en halagos y alabanzas hacia este otro maravilloso personaje, porque lo que me ha encantado de ella es que, a pesar de conservar la humanidad y la bondad que poseía en vida, ha conseguido atravesar el infierno por sí misma, enfrentándose a miedos y peligros y convirtiéndose en una guerrera valiente, astuta, poderosa y respetada. El infierno la forjó y, al final, salió ganadora, una reina. Tiene un carácter fuerte, se enfrenta a todo tipo de amenazas y se enfrenta a ese descarado de Drake. Así que sería una soberana ridiculez decir que no me ha encantado como personaje, porque me ha fascinado, la verdad. Por otro lado, hay pocos capítulos desde su punto de vista, sobre todo seguimos el de Drake, cuya garra emerge, página tras página, y en los últimos capítulos demuestra ser astuto y valiente como pocos. Por supuesto, lo que le mantiene vivo es siempre el deseo de salvar a Stella, de sacarla del infierno, de volver a empezar con ella, pero la bruja que le ha subyugado no es de la misma opinión y entre trucos y hechizos, le llevará a enfrentarse a un último y terrorífico reto, al que está dedicada la segunda parte de la novela.

En definitiva, Elisa S. Amore nos catapulta en una increíble historia de acción y romance, impregnada de aventura. Una historia que he leído con avidez, absorbida por la imaginación exquisita de su autora, sus ingeniosas ideas y la forma en que orquestó todo el torneo final, en el que o ganas o mueres. Tres niveles de juego, nueve campeones enfrentados, escenarios virtuales que se confunden con la realidad, criaturas aterradoras y diabólicas, ilusiones, acertijos,... La novela nunca cae en un ritmo lento sino que siempre está bien equilibrada y se puede devorar, literalmente, en pocas horas.

Elisa, como siempre, consigue crear novelas llenas de pasión y romance sin ser melancólicas ni excesivas. El punto fuerte de esta novela son, sin embargo, las descripciones. Una vez más, la autora ha logrado crear un mundo original y complejo, con escenarios que recuerdan a los futuristas (como las pruebas que rozan la tecnología, las ilusiones ópticas, pantallas mágicas y las armas virtuales) y a los medievales (con bosques oscuros y castillos gigantescos, orcos y brujas). Sin duda, un claro guiño a los Juegos del Hambre o Warcross de Marie Lu, pero con un toque extra de romance.


Pero eso no es todo: el infierno está repleto de criaturas y monstruos despiadados, con los que hay que luchar para sobrevivir y que son capaces de acabar con la vida de cada alma condenada. Esto denota una increíble imaginación y genialidad, ya que los protagonistas se ven sometidos constantemente a increíbles giros. Al final, el infierno no es más que eso: una lucha continua por sobrevivir. Esto es lo que ha dado forma a Stella a lo largo de los años, uno de mis personajes favoritos de todos los tiempos. Y todo sea dicho, aunque me encanta el bromista y un poco sabelotodo de Drake, con su lengua afilada y su mente llena de ocurrencias sin pretensiones, sarcástico, hilarante, apasionado, cariñoso, magnético y seductor, adoro a Stella por ser libre, fuerte e independiente. Así que, el sacrificio y la lucha de Drake se ven sin embargo reducidos por la garra y el coraje de ella.

También aprecié a los Myzhiae, las siervas de las brujas, especialmente a Kethra y, obviamente, a todos los aliados que, de alguna manera, ayudaron a Drake y a Stella en su aventura (sí, Gurdan, eso va por ti también).

No esperaba absolutamente menos de Elisa S. Amore. Ya había tenido la oportunidad de apreciar su ilimitada imaginación cuando entré en su infierno la primera vez, pero ha seguido sorprendiéndome, superando mis expectativas. Después de ese cliffhanger final solo me queda adentrarme en el siguiente libro Rogue Arena.  Un título que me produce unas vibraciones al estilo Maze Runner… Pues nada, a leer se ha dicho.







4 comentarios:

  1. ¡Holaaaa! No conocía el libro, pero creo que me podría animar a leerlo. Veo que la autora tiene más libros, así que si este me gusta me aventuraré con más de sus trabajos.
    Besoss ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Valeria!
      Te aseguro que si te gusta lo fantástico, este libro te encantará. Buen finde!
      Besos 🥰

      Eliminar
  2. Hola Maria!!
    Esta muy interesante, gracias por la recomendación y reseña.
    Besos💋💋💋

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Procura que tu comentario esté relacionado con la entrada. Y si no la has leído, entonces ahórrate el comentario. Comenta lo que quieras pero que sea con tu nombre y no pongas enlaces en él. Intenta también respetar a los demás lectores. El spam y los comentarios off topic, promocionales, ofensivos o ilegales no aparecerán publicados y serán borrados inmediatamente.
Si eres de alguna *INICIATIVA*, POR FAVOR, dirígete a la entrada de esa Iniciativa y deja tu comentario o, de lo contrario, SERÁ BORRADO.

Thank you very much for your comment!

Please make sure your comment is related to the post. And if you haven't read it, then spare you the comment. Talk about anything you want but with your name and don't put links in it. Try also to respect the other readers. Spam and off-topic, promotional, offensive or illegal comments will not be published and will be immediately deleted.
If you are from any *INITIATIVE*, PLEASE, go to the post of that Initiative and leave your comment or, otherwise, it WILL BE DELETED.