Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

Secciones

martes, 25 de noviembre de 2014

Tarabas

      Hundida en mi cama, sola en la envolvente oscuridad de mi refugio particular, y acunada por extrañas melodías, entre góticas y futuristas, suaves e hirientes, que patéticos seres mediatizados de mentes estrechas suelen considerar ruido ensordecedor, me consagro a uno de mis pasatiempos favoritos: SOÑAR.
Siempre que sueño alguien  susurra en mi oído el nombre de “ TARABAS ” y ese mismo susurro me sumerge en una laguna interna de reminiscencias medievales que me arrastran hasta mediados del S. XV ... Tan quimérico es el camino hasta el castillo de Swedenborg que el suelo se pierde en la inmensidad onírica del subconsciente...Camino entre almas arrepentidas, condenadas al dolor eterno, obligadas a vagar por inhóspitas necrópolis llenas de silenciosos sepulcros donde reposan espectros que esperan el día del Juicio Final para realizar su excéntrico despertar en busca de redención.
Temor,  sabor oculto a incierto despertar,  susurros fantasmagóricos de hechicería, espontáneas risas incontrolables que retumban repitiéndose una y otra vez en los ignotos pasadizos de mi mente, no mancillados  nunca por un alud de semejantes sensaciones... Dejo atrás la ciudad dormida en su excesivo sufrimiento, oculto bajo gélidas columnas y lápidas grabadas con nombres remotos... Ahora busco el sendero que conduce al castillo donde reside el solitario guerrero que turba mis sueños... Su susurro, irreversible, me impide volver al tiempo al cual creo pertenecer. El camino comienza a ensancharse y sus amplios márgenes se extienden hasta el infinito de donde procede un tañido lejano que invade mi alma con una melodía siniestra, espectral ...pero me atrae y no puedo evitarla. La lúgubre y mortecina música me seduce... Es lasciva y sensual. Su oscuridad fúnebre hiela mi corazón y me fortalece hasta límites insospechados. Algo se mueve ante mí... Es una extraña silueta de sombras que comienza a vislumbrarse, una silueta de ojos penetrantes, de larga y lacia melena negro-azabache, de rostro sensual... Es TARABAS, el solitario guerrero de la noche... Sueño.
El despertar siempre es esperanzador. Estoy en mi cama. Él no ha venido conmigo pero me espera todas las noches incondicionalmente... TARABAS, acariciado por la silenciosa oscuridad de mi cripta,  ha roto el sortilegio que me oprimía... Basta con pronunciar tres veces su nombre para que los sueños más deseados se hagan realidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, deja aquí tu comentario

Procura que tus comentarios estén relacionados con la entrada. Comenta con tu nombre y no pongas enlaces en tu comentario. Intenta también respetar a los demás lectores. Los comentarios off topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán borrados inmediatamente.